lunes, 22 de noviembre de 2010

El acebo, árbol de Navidad

Acebo con bayas

Estamos a escasos días de la Navidad, así que ya comenzamos con los árboles y adornos de estas fechas. El acebo, de nombre científico Ilex aquifolium, pertenece a la familia de las Aquifoliaceae, su crecimiento es lento y tiene una elevada longevidad (puede llegar a vivir hasta 100 años). Los frutos, rojos y carnosos, son típicos del invierno porque ésta precisamente es la temporada de maduración. Alcanzan el tono carmesí en octubre y permanecen así durante los meses de frío, lo que los convierte en una fuente de alimento fundamental para los animales de los bosques. Son venenosos para el consumo humano.  El acebo es un arbusto o árbol protegido en casi toda  Europa, precisamente por la depredación salvaje a que fue sometido con objeto de servir de decoración en las fiestas navideñas. En España, podemos verlo en estado natural en zonas como el Moncayo (Aragón) o el Montseny (Catalunya). Muchas veces están asociados a bosques de hayas, castaños o robles. No cedamos a la tentación de arrancar una rama: no sólo es hecho sancionable, sino que además es un atentado contra esa especie. Es una especie protegida en España, por tanto está prohibido cortar sus ramas en el campo. La corta de ramas con frutos para utilización ornamental en Navidad ha producido mucho daño al acebo en su hábitat natural. El acebo se vende en ramas en los mercados de adornos navideños. El control generalizado para impedir el comercio de acebo podado en estado natural hace suponer que los ramos que se venden en los grandes mercadillos navideños o en las tiendas "legales" proceden de la poda de ejemplares de viveros.
 
Propiedades:
 
  • Actúa como laxante
  • Abre el apetito
  • Es antiespasmódico
  • Es diurético
  • Baja la fiebre

Se toma en infusión o decocción de las hojas del acebo.  

Precauciones: Las bayas del acebo son tóxicas para el hombre. Tienen un efecto purgante muy acusado. Su consumo puede acarrear vómitos,  mareos, diarreas y trastornos cardiacos. Puede llegar a tal extremo de causar la muerte. Son especialmente peligrosas para los niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics