viernes, 5 de noviembre de 2010

El ajo contra la tos y sus propiedades


Cabeza de ajos

Ya se que habéis pensado que hablaremos de algo que no nos gusta por su olor, o más bien por su repetición (aliento), o porque nos recuerda a la época de los vampiros. Pero si profundizamos nos puede servir para solucionar algunos problemas de salud, aparte de cómo materia prima en nuestros platos. El ajo pertenece a la familia de las Liliáceas y a la subfamilia de las Allioideas. Su nombre científico es Allium sativum. Los ajos tienen propiedades que favorecen al buen funcionamiento del corazón y, junto con los cítricos, naranjas y limones, ayuda a protegerse contra los constipados y la tos.

 Propiedades:
  • Es un depurador de la sangre
  • Reduce el nivel de grasa y colesterol, gracias a su aporte en alicina
  • Ayuda en la hipertensión, protegiendo al mismo tiempo el corazón y a las arterias, dándoles mayor flexibilidad y manteniéndolas libres de depósitos de colesterol
  • Posee efectos antibacterianos
  • Purifica las mucosas, pulmones, nariz y garganta
  • Uso tópico, su jugo es un estupendo germicida
  • Previene el cáncer de estómago
  • Colabora en la mejoría de todas las infecciones

Propiedades de un diente de ajo
Calorías
5kc
Grasas
0%
Colesterol
0%
Sodio
0%
Fibra diética
0%
Azúcares
1g
Proteína
0 g
Vitamina A
0%
Vitamina C
2%


Información nutricional:
  • Su contenido en alicina lo convierte en un alimento con grandes propiedades terapéuticas.
  • Su aporte en ajona, sustancia volátil que se obtiene al ser machacado, lo hacen un aliado contra los coágulos de sangre, recomendándose en enfermedades cardiacas.
  • Por su alto contenido en potasio, colabora en la eliminación de toxinas.
  • Contiene Magnesio, el cual ayuda en la reducción de azúcares y en menor cantidad calcio, hierro, selenio, sodio y zinc.

Consejo contra el mal aliento provocado por el ajo:
Generalmente los ajos conllevan una digestión pesada, aparte de otros problemas de aliento. Esto problemas se pueden solucionar en parte quitando la semilla central. Corte los ajos en dos mitades a lo largo, y extraiga la semilla con la punta de un cuchillo.

Dejaremos algún refrán sobre el ajo. Ah, ya no le tengáis tanto miedo al ajo.

Refranes:
  • Ajo hervido, ajo perdido
  • A quién ajo come y vino bebe, ni la víbora le puede
  • Los ajos, por Navidad, ni nacidos ni por sembrar
  • Comer ajo y beber vino no es desatino
  • El ajo entero salta del mortero
  • Tan sano es el trabajo como en la sopa el ajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics