jueves, 11 de noviembre de 2010

El higo o breva

Higuera

El higo o breva, su nombre científico es Ficus Carica, es una fruta típicamente mediterránea que durante siglos ha sido muy apreciada por diferentes culturas. Su origen se remonta a siglos antes de Cristo e incluso fueron considerados como manjares en la época de la Grecia Clásica. Ya en el mismo Génesis de la Biblia, se narra cómo Moisés mandó a unos exploradores a reconocer la tierra de Canaán y estos volvieron con diferentes frutos, entre ellos higos. Pero fue en la Grecia clásica donde los higos suponen uno de los alimentos esenciales de su civilización. Las brevas y los higos son las infrutescencias de la higuera, árbol que pertenece a la familia de las Moráceas. Esta familia consta de más de 1.500 especies de árboles y arbustos que producen látex. La breva es el primer fruto que anualmente da la higuera, siendo el higo el fruto de la segunda cosecha del mismo árbol. Los principales países productores son: España, Italia, Grecia, Turquía, Israel, Francia, Estados Unidos y Brasil. Dentro del territorio español destaca su cultivo en Huesca (Fraga), Lérida, Ávila y Cáceres (Sierra de Gredos), Murcia y Alicante. Uno de los tipos más apreciados de higos es el cuello de dama, variedad de higo blanco, reconocida por su piel fina e intenso dulzor, que en España proceden del Valle del Tiétar (Sierra de Gredos).

Propiedades nutritivas:

Composición por 100 gramos de porción comestible.

Calorías
65,7
Hidratos de Carbono (g)
16,0
Fibra (g)
2,5
Vitamina C (mg)
3,5
Provitamina A (mg)
25,0
Potasio (mg)
235,0
Magnesio (mg)
20,0
Calcio (mg)
38,0

Higo

El higo maduro es muy digestivo porque contiene una sustancia especial llamada Cradina. Tanto secos como frescos, los higos son un excelente tónico para las personas que realizan esfuerzos físicos o intelectuales. Este fruto contiene también ácido cítrico, málico y acético. Poseen una cantidad de azúcar superior al resto de las frutas, de ahí que su valor calórico sea muy parecido al del plátano o la uva. Es pobre en grasas y en proteínas, pero rico en agua, minerales y fibra. Es un suave laxante, un buen diurético y un excelente pectoral. Por todo ello, los higos son recomendables para los niños, adolescentes, intelectuales y deportistas. Durante siglos, esta fruta ha sido considerada erótica, ambivalente y simbólica. Ambivalente porque, por ejemplo, para la cultura judeocristiana tenía analogía con el órgano sexual femenino, sin embargo, para los árabes, era análoga con el órgano masculino.
Los higos tienen muchas cualidades expectorantes por lo que, cuando se está constipado, resulta muy beneficioso tomar infusiones de esta fruta. Se pone a hervir el agua necesaria para una infusión, se le añaden unos dos o tres higos. Cuándo éstos estén blandos, se cuela el líquido resultante de la cocción y se toma caliente a modo de infusión.
Como podemos ver es otra alternativa más para combatir los constipados de esta época.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics