lunes, 13 de diciembre de 2010

Té verde y sus propiedades

Flor del té

Cuando hablamos del té, particularmente quien escribe piensa en frío. Me refiero al clima bien fresquito. Taza con un buen té caliente entre las manos denota invierno.

El nombre científico del té verde es Camellia sinensis y pertenece a la familia de las Teáceas. La botánica comenta que en la región de Assam (India) y el sur de China son las dos únicas zonas del mundo donde existen plantas nativas de té, aunque en la actualidad se cultiva por toda Asia, partes de Oriente Próximo y África.
Es un arbusto de porte bajo, perennifolio y bastante ramificado. Su corteza es áspera y de color grisáceo. En estado silvestre puede alcanzar una altura de nueve metros. Sus flores son de color blancas y perfumadas. Producen unas especies de capsulas aplanadas y redondas con tres receptáculos que contienen una semilla cada uno.

Algunas de las propiedades del té verde:

Es una de las bebidas con más capacidad antioxidante, por los flavonoides que posee. Además contiene otras sustancias que resultan de gran interés tanto dietético como nutricional. Sólo una taza de té aporta alrededor de 200 mg. de flavonoides, la mayoría de los cuales se libera durante el primer minuto de infusión. Asimismo, este té es recomendado como complemento en el tratamiento de diversas dolencias; sus efectos van desde despejar la voz o facilitar los procesos digestivos, hasta aliviar la retención de líquidos
.

Contraindicaciones:

El consumo del té verde no esta recomendado en mujeres embarazadas y niños pequeños, por ser un acelerador metabólico.
Puede en ocasiones aumentar el nerviosismo, por ser un estimulante cerebral.

Preparación:

El agua es el factor que determinará el aroma y sabor del té. El agua mineral suele ser la más indicada. Con agua clorada no sale un buen té; ésta debe hervir 2 o 3 minutos para eliminarse el cloro. El agua blanda es preferible a la dura, pues el calcio "espesa" el ácido tánico contenido en el té. El té verde no se ha de preparar con agua hirviendo, ya que saldría demasiado amargo. Por tanto, debe verterse en la tetera con las hojas justo antes de empezar a hervir, o en caso de que haya llegado al punto de ebullición, se ha de dejar enfriar un instante antes de verterla en la tetera.

Tetera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics