martes, 8 de marzo de 2011

¿Cómo clasificamos a los Árboles?

Olivo

El árbol es una planta leñosa que se caracteriza por poseer un tallo principal erguido llamado tronco, que crece ascendentemente y se ramifica en altura.

Cada árbol se sostiene en su tronco y termina en una copa; ésta se forma por las ramas que nacen del tronco y que se subdividen en ramas más finas, donde nacen las hojas. Cuando no existen ramas -como en el caso de las palmeras, que sólo lucen una corona de grandes hojas-, no se habla de tronco sino de estipe.

La altura de los árboles varía según la especie.

Las especies arbóreas se dividen en 4 grandes grupos: árboles de hoja caduca, árboles de hoja perenne, coníferas y palmeras.

-Los árboles de hoja caduca se le caen todas sus hojas cada año, es decir, se quedan "pelados" cuando llega el otoño. Luego, en primavera, recuperan el follaje, como le ocurre al sauce, el olmo, etc. En jardinería el número de especies de hoja caduca que se utiliza es el doble que el de especies perennes.

-Los árboles de hoja perenne van renovando sus hojas poco a poco, a lo largo de varios años (según la especie, una hoja permanece en el árbol de 4 a 14 años). Ejemplos de ellos son el olivo, la encina y el ficus.

-Las coníferas son árboles de hoja perenne (hay algunas excepciones que poseen hoja caduca, como por ejemplo, el ciprés de los pantanos). En jardinería las coníferas se suelen clasificar como un grupo aparte de los árboles perennes. Ejemplos de coníferas son los abetos, las araucarias, los cipreses y los pinos.

-Las palmeras, en la acepción botánica, no son árboles, pero en jardinería se les considera como especies arbóreas. Ejemplos de ellas son la palmera canaria y la palmera datilera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics