martes, 17 de mayo de 2011

El Ciprés Común

Ciprés

Conocido también como ciprés mediterráneo o ciprés italiano. Su  nombre científico es  Cupressus sempervirens y pertenece a la familia de las Cupresáceas. Esta familia consta de unas 130 especies de varios géneros. El termino "sempervirens" significa "siempre vigoroso".

En España el género Cupressus tiene 8 especies. De ellas, el ciprés común es la más extendida, y lo reconoceremos por su silueta alargada y columnar.

Su origen se encuentra en el mediterráneo oriental (hasta Irán) y se introdujo en Italia en la antigüedad, desde donde se ha extendido a toda la región mediterránea. En España está en toda su geografía, principalmente cultivada en parques, cementerios, etc.

Los cipreses son árboles longevos. Son monoicos (con flores masculinas y femeninas separadas pero presentes en el mismo árbol).

Florecen en primavera y sus flores masculinas son fáciles de distinguir por su color amarillo.
Sus frutos son pequeñas piñas (conos) casi esféricas y suaves que se abren al madurar liberando pequeñas semillas aladas.

Rama de ciprés con sus piñones

Sus hojas tienen forma de escama y están imbricadas, superpuestas unas a otras.

Necesitan mucho sol y son resistentes a las sequías, por lo que no hay que regarlos mucho. Toleran casi cualquier tipo de suelo. Lo que no toleran son las bajas temperaturas.

Reproducción:

Se reproducen por semillas. Si recogemos una piña (grande y oscura), al secarse se abrirá dejando caer las semillas. Si ponemos esas semillas en una maceta y las regamos podrán germinar.

De sus  hojas se extrae un aceite utilizado en farmacia.

Cómo curiosidad indicar que los fenicios utilizaron su madera para construir sus barcos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics