lunes, 2 de mayo de 2011

El Madroño, Madrid

Fruto del madroño

Su nombre científico es Arbutus unedo L., y es conocido comúnmente como madroñero, alborocera, aborio o alborto.

El madroño habita alrededor de la región mediterránea y en la parte oeste de Europa. Aparece por toda España, aunque preferentemente en las provincias del litoral, en tierras bajas y en montañas poco elevadas. Este árbol prefiere los suelos silíceos a lo calizos; en todos los casos requiere suelos sueltos, profundos y frescos para su buen desarrollo.

Características:

Árbol de hoja perenne de entre 5 a 15 m de alto, aunque difícilmente consigue esta altura. El tronco es rojizo y agrietado, corto, con copa espesa y redondeada. Las hojas con un corto pecíolo, son grandes, verdes, algo más claras en el envés, alternadas, lanceoladas, de entre 5 y 10 cm de largo y 5 cm de ancho, con el borde serrado, lisas, brillantes y sin pelos.

Las flores son entre blanco y verdosas de 1 a 1,5 cm, formando panículas colgantes con filamentos libres o insertos en la base de la corola.

Flor del madroño

Frutos redondos, pequeños y rugosos, comestibles y con la pulpa de color naranja o rojo, que maduran en otoño de las flores del año anterior, es decir, tardan un año en madurar.

El madroño debe cultivarse en el exterior a pleno sol durante todo el año.

Curiosidades:

El símbolo de Madrid con el madroño y el oso se debe a que al parecer antiguamente existían osos en los bosques de los alrededores de Madrid; en cuanto a los madroños, que no eran muy abundantes, se dice que su presencia se debe a unas diferencias existentes entre el Cabildo eclesiástico y el Concejo a causa de sus propiedades. 

Oso y madroño en Puerta del Sol, Madrid

Actualmente es una especie protegida por la Comunidad de Madrid como especie amenazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics