jueves, 22 de septiembre de 2011

Parasite Farm


Actualmente la mayoría de la población vive en las ciudades (85%) y tan solo el 6% de las tierras de dedican a los cultivos ecológicos. Aunque cada vez más personas optan por la agricultura ecológica, pocos son los que disponen de un huerto o incluso de un pequeño espacio en el que cultivar sus propios alimentos. Con este sistema que les presentamos ya se pueden tener verduras ecológicas en nuestra propia casa.


Nils Ferber y Charlotte Dieckmann son los diseñadores de Parasite Farm, un sistema de compostaje y cultivo casero. Consta de un sencillo contenedor para incorporar en la mesa de la cocina y unas macetas con iluminación artificial que se adaptan fácilmente a la estructura de una estantería de IKEA. Con el diseño de este pequeño ciclo de nutrientes, sus diseñadores quieren descubrir la fascinación de producir los propios alimentos, concienciar sobre la producción de los productos industriales y ofrecer posibles alternativas.


El ciclo es sorprendente, comienza en la cocina, donde la comida se convierte en residuo. Una tabla de cortar que se desliza permite almacenar los residuos en un contenedor. Dentro de este, una serie de microorganismos descomponen los restos de comida que se convierten en los nutrientes indispensables para las plantas. Así es como los residuos se convierten en materia orgánica valiosa de nuevo.

Residuos que se pueden utilizar para el compostaje: 

-frutas, hortalizas y patatas
-los residuos de alimentos en pequeñas cantidades
-pan viejo, pasta cocida, arroz
-café con bolsas de filtro
-bolsitas de infusiones de té
-cáscaras de huevos pasados ​​por agua
-flores mustias de las macetas
-algunos periódicos que no tengan tinta de colores, cartón, cajas, cartones de huevos.

Después de unos días el agua contenida en los trozos de verduras frescas o frutas se almacena en un tanque transparente. Al ser usado en el riego actúa como fertilizante líquido.


Aproximadamente tres meses más tarde, el compost, rico en nutrientes, ya ha realizado su completa transformación por lo que ya puede usarse como tierra para cultivo.


“Pequeñas intervenciones en la rutina diaria puede ayudar a cuestionar los hábitos actuales o descubrir y adquirir nuevos hábitos. Parasite Farm no es la solución para la escasez de alimentos pero sí un intento de conseguir integrar la agricultura en nuestras vidas”, explican los diseñadores.

¡Ahora sólo falta plantar

Más información: nilsferber

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics