lunes, 24 de octubre de 2011

Leyenda del Hayedo de Montejo (Madrid)


Dice la leyenda que ciertos carboneros y leñadores de Montejo afirman que el bosque conocido como El Chaparral está habitado por duendes y hadas y que éstas, juguetonas y curiosas, gustaban de engatusar a los visitantes y caminantes del bosque con sus caricias y dulces cánticos. Estos cantos tan melosos y atractivos servían para llevar a los paseantes hasta sus guaridas y convertirlos en animales tales como la lagartija o el petirrojo, con el objetivo de dotar al mencionado bosque de mayor número de habitantes y lograr así mayor encanto.

Fuera así o no la llegada de fauna al Hayedo de Montejo, lo cierto es que por el año 1460 el pueblo compra a un noble de Sepúlveda el monte de hayas y robles, a orillas del río Jarama, conocido como El Chaparral, hoy el Hayedo de Montejo de la Sierra.


Aún así, se produjo algún contencioso por la propiedad de dicho monte. En un principio los señores de Buitrago expresaban que la propiedad era suya, pero cuenta la tradición que el propio Emperador Carlos I de España y V de Alemania dejó bien claro que el citado monte y bosque eran de Montejo.

En los períodos veraniegos y primaverales los hayedos destacan por sus colores vivos y frescos, llenos de vida e historia. En el invierno su distinguida presencia se vuelve un poco más austera debido a que sus ramas pierden sus hojas. Pero sin embargo, cuando llega el otoño el haya se muestra más impactante que nunca, con esos tonos color pizarra, esos marrones impresionantes que crean un espacio para el ensueño y el misterio. 


Algunos amarillos, algunos verdes, algunos rojizos y anaranjados nos muestran la variedad de sus hojas, que hacen que destaque aún más la figura señorial de este árbol.

El hayedo representa los restos de la vegetación caducifolia centroeuropea en España.

Así que, este otoño les proponemos una visita que no olvidareis jamás al Hayedo de Montejo.

Más información: Hayedo de Montejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics