miércoles, 23 de noviembre de 2011

Leyenda del Árbol Santo del Hierro, Garoé



Hoy queremos solidarizarnos con nuestros vecinos herreños por el mal trago que están pasando.

El Garoé (ejemplar de Ocotea Foetens, conocido como til o tilo) fue el árbol sagrado de los Bimbaches, antiguos habitantes de El Hierro, y hoy en día sigue siendo uno de los símbolos más característicos de la isla, llegando a formar parte del escudo del Cabildo Insular.


Debido a su situación elevada, donde descargan los vientos alisios, el agua de las nubes se condensa en las ramas de los árboles y se precipita al suelo en forma de lluvia horizontal. Este fenómeno se produce en todas las cumbres de Canarias. La leyenda dice que el Garoé era un gran laurel que aseguraba la vida de los Bimbaches, proporcionándoles agua en cantidades suficientes para sobrevivir. A él acudían los bimbaches para llenar sus zurrones de agua, que luego serían transportados a los poblados de todos los puntos de la isla.


Leyenda:

Cuenta la leyenda que a la llegada de los conquistadores en el siglo XV, los bimbaches ocultaron el árbol, pensando que si los castellanos no encontraban agua se irían de la isla. Sin embargo, cuenta la tradición, que una doncella isleña enamorada de un español reveló a éste el secreto, recibiendo por tal acción y como castigo de su pueblo, la muerte.

El árbol original se cayó por culpa de una tormenta en 1610. En 1949 se colocó un til en el emplazamiento original del Garoé, que ha ido creciendo con el paso del tiempo y actualmente se encuentra rodeado por musgo. Las nubes siguen chocando con las cumbres herreñas y en los días de niebla espesa se puede observar el fenómeno de la lluvia horizontal. 


Como ocurre con todas las leyendas, el Garoé ha quedado en la conciencia herreña como un árbol sagrado capaz de proveer de agua a la isla y como símbolo de salvación ante el peligro.

En el año 2010 se cumplieron 400 años de la caída de este mítico árbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics