miércoles, 4 de enero de 2012

El Roscón de Reyes y su Historia


Seguro que ya estáis preparando los ingredientes para realizar vuestro roscón, o tal vez ya lo habéis encargado en vuestra pastelería preferida.

El origen del roscón de reyes se remonta a la época romana, en concreto a unas fiestas, Las Saturnales o “fiesta de los esclavos”, que se celebraban a mediados del mes de diciembre en honor al díos Saturno, Dios de la agricultura. En concreto se celebraba el fin del período más oscuro del año. Luego llegaba la “fiesta del Sol” hasta final de mes, en que celebraban el nacimiento del nuevo período de luz, coincidiendo con la entrada del Sol en el signo de Capricornio (solsticio de Invierno). Era el periodo que significaba el final de los trabajos del campo. Finalizada la siembra de invierno, los campesinos, incluidos los esclavos tenían tiempo para descansar y reponerse del esfuerzo y se les premiaba con unas tortas redondas, hechas con higos, dátiles y miel que también se repartían entre los pobres.

En las tortas, se escondía un haba seca que representaba la prosperidad. Quien la encontraba, si era esclavo, quedaba libre ese día, además de pasar a ser tratado como un rey.

En el siglo IV la Iglesia institucionalizó el día de Reyes en Occidente y esas fiestas paganas se convirtieron en cristianas, quedando en el olvido que el origen de las mismas, fueron las fiestas del solsticio de invierno.

Y mientras la costumbre empieza a perderse por otros sitios, en Francia la fiesta se empieza a celebrar, aunque ya los protagonistas son los niños.
El día 6 de Enero, se celebra la fiesta llamada Le Roi de la Fave, (el rey del haba). Ese día se elaboran dulces y se esconde dentro un haba, el niño que la encuentra se le nombra Rey de Reyes, se le ofrecen regalos y durante ese día es mimado por todos.


En la época del reinado de Luís XV, en la Corte, un cocinero de origen eslavo, quiso hacerle un regalo al Rey el día de Reyes (el rey Luís XV comenzó a reinar con 5 años, aunque la regencia la ostentaba el Duque de Orleáns) y le preparó un roscón tradicional de su tierra, pero con una sorpresa en su interior: y es que resulta que en colaboración con otros miembros del servicio del rey había comprado un medallón de diamantes y se le ocurrió ponerlo dentro. El rey Luís XV, niño al fin y al cabo, quedó encantado con el dulce y se dedicó a propagarlo entre la aristocracia francesa y europea, eso sí, con una moneda dentro en vez del medallón de diamantes que a él le habían regalado.

En España, fue el rey Felipe V, tío de Luís XV, quien lo introdujo y muy pronto, se fue convirtiendo en una de las costumbres más populares. Y poco a poco la costumbre fue pasando de los nobles al pueblo llano, siendo Madrid y Sevilla las ciudades más importantes en adoptarlo y perfeccionarlo si cabe. Y luego, poco a poco, se fue extendiendo por todo el país y por sus colonias (sobre todo México).

Pero en el camino había perdido su origen: el haba, hasta que los reposteros catalanes la incluyeron de nuevo por su significado, puesto que el haba simboliza la regeneración, el resurgir de la vida, el año nuevo.


Y es en el siglo XIX cuando la moneda se empieza a sustituir por una figurita. Hasta llegar a su significado actual: La persona que recibe en su pedazo de Roscón la figurita, tendrá suerte durante el año nuevo, ya que los Reyes Magos le conceden protección. En cambio, el que recibe el haba tendrá que pagar el postre.

En la actualidad podemos encontrar Roscones de Reyes con rellenos de lo más variados, pero la mayoría se decanta por el relleno de nata o el relleno de chocolate.

Más información: recetas de roscones

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics