lunes, 16 de abril de 2012

La Malva Sylvestris



Malva sylvestris. Su nombre proviene de malakos, que quiere decir blando. Pertenece a la familia del malvavisco. Es originaria del sur de Europa y Asia pero actualmente se cultiva en diferentes partes del mundo, especialmente en el Mediterráneo. La malva es cosmopolita, y aunque es planta de montaña o media montaña, se adapta fácilmente a otros terrenos como en tierras baldías, praderas, próximo a bosques, etc.

La malva es una planta perenne o bianual de 20 a 70 cms. de altura, de tallo muy velloso y raíz fusiforme. De las axilas de sus hojas alternas y palmatilobuladas brotan flores de color rosáceo, con pétalos veteados en color violeta. El fruto, que tiene forma de disco, se descompone tras la maduración.
Al igual que su pariente cercano, el malvavisco, las flores y hojas de la malva contienen altos porcentajes de mucílago, un adherente vegetal que le otorga sus propiedades suavizantes al formar una capa sobre la superficie de la piel que la protege de las agresiones del medio ambiente.

Curiosidades:
La malva, símbolo del sosiego y de la dulzura, ya era utilizada por los griegos hace más de dos milenios. Hipócrates la recomendaba como emoliente y laxante, propiedades que han sido demostradas, y que siguen vigentes en la actualidad. En Grecia y Roma antigua era muy apreciada también por sus virtudes cosméticas y terapéuticas. En Italia, en el siglo XVI, se le dio el nombre de omnimorbia, que significa contra todos los males.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics