domingo, 29 de abril de 2012

Melisa, Melissa Officinalis



La melisa es la planta favorita de las abejas, insectos que en la antigüedad eran considerados animales sagrados, y su miel era ofrecida a los dioses. Siempre se ha considerado una planta capaz de aliviar el bajo estado de ánimo y devolver el amor por la vida. La melisa también se conoce con el nombre de Toronjil.

Es una planta originaria de Europa, Asia Central y Norte América, recibiendo a veces la denominación de Bálsamo de Limón. Adaptada al continente americano, aparece por los caminos, junto a los huertos y riachuelos.


La melissa pertenece a la familia de las lamiáceas, planta perenne, llega a crecer hasta 90 cm. Su tallo es erecto, cuadrangular, ramificado y con pocos pelos. Las hojas son pecioladas, ovadas o romboidales. El haz puede ser pubescente o glabro. Sus flores van desde el  color blanco ro­sado al azuloso, reunidas en racimos axilares. El  fruto en  cápsula, situado al fondo del cáliz.
Toda la planta exhala un pene­trante olor a limón.

Curiosidades:

Su nombre, en griego, significa abeja de miel, ya que atrae las abejas por su aroma a limón. Los árabes, en el siglo x, consideraban la melisa como la planta del corazón, tanto en sentido estricto (se utilizaba contra cualquier alteración cardíaca y para regular el latido), como en el sentido metafórico (se recomendaba para reponerse del mal de amores, de la tristeza, de los desánimos, etc.).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics