sábado, 25 de agosto de 2012

La Rosa Prohibida, Soneto



Rosa eres prohibida por espina;
tallo amargo, verde hoja del jardín.
Ilusión sofocada en el confín
donde llora, vieja, ya la encina.

Columnas protectoras que se abren
en franco paso a la entraña tibia,
cuna de la fiebre y la lascivia
erizando cinturas cuando oprimen.

Los mundos paralelos de tu seno
apremian... ¡Que bello que me ahoguen!
Es gemido, vagido primigenio.


Cuan doloroso es... Cuanto freno.
Labios abiertos... Ojos que no temen.
Desafío que no logro con ingenio.



Autor: C. D. Álvarez Añón

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics