viernes, 12 de octubre de 2012

Plantas de Octubre, Las Cambrias




Las Cambrias no son un género de orquídeas, sino un nombre comercial que se utiliza para referirse a plantas híbridas del grupo de los Oncidium y Odontoglossum. Esta variedad nació alrededor del año 1900.  Esta generalización de llamar a todos estos híbridos Cambria hace que no se puedan dar consejos generales sobre su cultivo.

La primera impresión de la Cambria, con sus flores de colores variados y llamativos, no pasa desapercibida, y nos recuerda que proviene de la selva tropical. Esta mezcla de genes individuales es también la explicación de la riqueza de formas y colores a la que las flores están disponibles. El primer ejemplar de Cambria, fue conocido alrededor del año 1900. Luego se trasladó rápidamente y el número de variaciones y su popularidad fue creciendo de forma continua y sostenida.


La Cambria necesita luz abundante, por ello es recomendable ubicarla cerca de una ventana, pero sin que tenga sol directo. Deberemos regarla de una a tres veces por semana, dependiendo de la estación. Procurar que la tierra no quede nunca seca, pero evitar también un exceso de agua o encharcamiento, por lo que se puede asegurar un buen drenaje de la planta poniendo grava en el fondo del tiesto. 


Es recomendable humedecer las hojas con un pulverizador de agua, pero no las flores, y añadir algo de fertilizante especial para orquídeas, muy de vez en cuando, para asegurarnos una buena floración. Una vez caídas las flores, el tallo se secan y se puede podar la parte que se haya secado, de esta forma ayuda a la planta a fortalecerse.

La estancia en la que tengamos nuestra planta  deberá ser ventilada a diario y evitar un ambiente seco, sobretodo en invierno con la calefacción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics