viernes, 8 de febrero de 2013

María y el Árbol





María, era una niña que vivía lejos del pueblo y para poder ir a la escuela era necesario atravesar un pequeño bosque.

En el colegio la hacían llorar por que le decían que era negra y fea y por eso salía llorando casi todos los días de la escuela,  pero cada vez que pasaba entre los árboles sentía una voz que la llamaba  pero  ella no prestaba atención.

Cierto día decidió acudir a la voz que la llamaba y con asombro descubrió que era un gran árbol, el cual le dijo cuando la tuvo de frente:

-Hola María, por fin acudes a mí, te he querido consolar cuando pasas llorando y quejándote de tu suerte, sé que te dicen fea y eso te molesta, al igual cuando te dicen negra, quieres hablar conmigo tengo muchas respuestas a tus dudas.
-¿A mis dudas? Preguntó María. 

-Si tus dudas, tus inquietudes y tu mala suerte, dijo el árbol.
-Me molesto por que todos se burlan de mí diciéndome cosas feas, y me siento fea, negra y torpe. 

-Tu te sientes fea, y permites que te vean fea, por eso te dicen fea, al no quererte dejas que los demás no te quieran te ves negra yo te veo morena, negra la noche cuando no se ve, negro el carbón que da mi corazón cuando yo muera, pero negra tu no te veo. - dijo el gran árbol con una gran sabiduría. 


-Será que los demás ven lo que yo transmito con mi actitud.
-Así es María, yo te veo morena preciosa, inteligente, capaz, pero tienes que demostrártelo y quererte tal como eres y hacerle sentir a los demás lo importante que eres, y lograras que te quieran con tus defectos y tus virtudes… 


Ese día María sonrió, y demostró a todo el mundo que era una morena inteligente y bella.


“Autoestima es quererse a uno mismo y querer a los demás. Significa saber que eres valioso (a), digno (a), que vales la pena y que eres capaz, y afirmarlo. Implica respetarte a ti mismo y enseñar a los demás a hacerlo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics