viernes, 3 de mayo de 2013

El Compost en nuestras Plantas





El compost es el producto resultante de la descomposición aerobia de la materia orgánica mediante el proceso de compostaje.  

Es un producto orgánico, higienizado y parcialmente estabilizado, de color oscuro y olor a tierra, que puede resultar beneficioso para el suelo y/o el desarrollo de las plantas. 


Un compost de buena calidad debería cumplir los siguientes requisitos:

-Debe encontrarse a temperatura ambiente, lo que indica que el proceso de fermentación ha finalizado y el producto es química y físicamente estable.

-No debe contener impurezas tales como vidrios, plásticos, piedras y otros materiales no orgánicos. Tampoco debe contener restos orgánicos de grandes dimensiones, como huesos o ramas.

-Debe estar limpio de semillas y malas hierbas.

-No debe contener organismos patógenos, ya que estos se eliminan en el proceso de descomposición, durante el que se llega a temperaturas elevadas, superiores a los 60 °C.

-No debe oler mal.

-El contenido de metales pesados debe ser inferior al límite establecido para tal uso (Real Decreto 824/2005, de 8 de julio, sobre productos fertilizantes).



Usos:

Las características físicas, químicas y biológicas del compost permiten que este producto se pueda utilizar en distintos ámbitos y actividades obteniendo resultados muy positivos:

-Como abono natural en agricultura extensiva y ecológica (cereales, huerta, fruticultura, vid, etc.).

-Como fertilizante en labores de jardinería, y en la formulación de sustratos.

-Como elemento para restaurar suelos degradados en proyectos de obra pública (clausura de vertederos, regeneración de taludes, etc.) o en la restauración de actividades extractivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Real Time Web Analytics